Presentación La Entrega en el CAN de Farrera


El 7 de diciembre presentaré el resultado de mi trabajo en el Centre Artinatura de Farrera. Durante mi estancia he trabajado sobre la experiencia y el material acumulado durante la travesía para llegar a Farrera. He trabajado en la misma situación de trance en la que estuve durante el camino y la verdad que he acabado por pisar territorios –creativos como geográficos– inesperados. Cartografías, paisaje, topografías, texturas, terrenos y territorios. Saldré de Farrera con sesenta piezas –una de estas es un mosaico fotográfico de 180 imágenes– sobre papel de pequeño y gran formato, fotografías y objetos encontrados; siempre considerando que, parafrasando Hemish Fulton, la experiencia es el valor añadido, el principio y fin de toda la producción.

La Entrega I es un proyecto en colaboración con el Centre d’Art i Natura de Farrera, el Centre d’art la Panera y el CDAN / Centro de Arte y Naturaleza de Huesca, y con el soporte de The Good GoodKonvent y Can Serrat.

Norís

Y ayer Noris se fue a Norís con Cesca y Lluís del Centre Artinatura. Llevaba 8 años esperando la ocasión para visitar este pueblo, colocado mirando hacia el sur a los pies de una sierra puntiaguda. Hicimos el camino de ida por el antiguo sendero y el de vuelta por la carretera, una grieta que sigue el barranc de Tor. Muy bien acompañado en un día precioso. 

La Entrega, Farrera (día 21)

La Entrega, día 20

View this post on Instagram

Día veinte, última noche antes de llegar a Farrera. Fuera del refugio La Basseta el huracán Leslie se desahoga, descargando los litros de agua que por suerte pudimos evitar durante el día de camino. Ayer salimos de La Seu con mucha calma, tomando el Camí del Últim Càtar hasta llegar a Castellbó después de una veintena de quilómetros. Fue un buen camino de vegetación mediterránea, particolarmente seco, parece porque en estas zonas las lluvias prefieren irse hacia los Pirineos o hacia el Cadí. Jordi me explicó por como distinguir el pi roig de la pinasa y me instruyó sobre setas mientras las iba buscando. Tengo que mencionar también las cientos pequeñas moscas que como en película barata de horror, nos han acosado por todo el camino, intentando introducirse furtivamente en todo orificio que encontraban por el camino. Castellbó nos gustó mucho, un pueblito medieval crecido como en una grieta en el fondo del valle. Se desarrolla en vertical, culminando con una torre, vestigio de un antiguo castillo; también, tiene una iglesia enorme, desproporcionada con el resto del pueblo. Esta mañana salimos hacia norte-este, la vegetación fue cambiando poco a poco, encinas y robles desaparecieron para dejar paso a bosques de pinos (pi roig o pino silvestre) cada vez más altos y densos. Pasamos por pueblos pequeños todos en piedra, como Turbiá y Sant Andreu, para luego tomar una pista forestal que se ha adentrado en la pineda. En el medio del bosque pasamos por una zona dedicada a la tala de pinos para madera, fue un momento violento y doloroso. El camino fue propicio también para la setas y la paciencia de Jordi fue premiada con unos cuantos rovellons húmedos y desteñidos. Paula, Claudia y Jordi ya se han ido en dirección La Seu. Después de tres semanas caminando conmigo mismo, dos días acompañado por amigos han dado otro matiz a la palabra soledad. Único caminante en toda la zona, solo, con Miquel –el guarda del refugio– y Eli -la guarda del refugio cercano Ras de Conques- consumo mi última malinconica noche de esta aventura escuchando la “grande pioggia” de Leslie. Mañana entrega a Farrera. #norisentrega #marconoris #lapaneralleida #artinatura #canfarrera

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on

La Entrega, día 18

View this post on Instagram

Después de 290km caminados y dieciocho días de viaje, hoy descansando en La Seu d’Urgell. Ayer la caminada desde Molí de Fòrnols fue larga –en algún momento pensé más bien que interminable fuese el adjetivo más apropiado–, siempre a lo largo del GR 7. Al principio tuve que dar la vuelta alrededor del pie del parque del Cadí, subiendo hacia Fòrnols para luego subir hacia norte, dirección La Seu. El día empezó con una subida en frío hacia el pueblo que hice muy lentamente, parándome cada dos por tres. Tardé una hora y media en carburar pudiendo acelerar el paso. El camino fue por bosques y más bosques, pinos y más pinos. Seguía mi andar como en trance, ya llevo muchos días sin salir de ello. Cuando miraba la extensión infinita de bosques, tenía la sensación de ser el único ser humano por decenas de kilómetros. El momento mejor de ruta fue entre el Riu Riudebona y el Pui de la Bastida, cuando las tierras se volvieron rojas y farinosas. El paisaje rojizo de Coll de Creus es muy especial y la bajada hacia el Pui muy entretenida y extraña, por su conformación y color. En algún tramo en aquella zona me costó mantener el GR orientándome con las huellas de un animal que todavía no he descifrado. Este tramo, hasta después del Pui, fue hasta hoy el más interesante a nivel geológico, por colores y formas. Llegué a La Seu después de ocho horas de camino (dos horas más tarde de lo normal, por la carga que llevo), alojando en el Albergue de La Salle, un antiguo internado. Hoy con sol y calor, secando ropa y mirando opciones en mapa para cambiar de ruta, probablemente dejaré el GR 7 para pasar por el Cami de l'Últim Càtar, pernoctando en Castellbó antes de subir hacia el Refugi Ras de Conques. Esta noche llegarán Paula, Claudia y Jordi para caminar conmigo hasta el refugio. Después de tantos días hablando conmigo mismo, saludando vacas y agradeciendo arboles, su compañía será muy agradecida. La Entrega es un proyecto en colaboración con @lapaneralleida y del CAN de Farrera y con el soporte de @thegoodgoodbcn, @konventzero y @canserrat. #norisentrega #marconoris #farreracan #artinatura #lapaneralleida +info: marconoris.com/entrega

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on

La Entrega, día 16

View this post on Instagram

Decimosexto día de ruta. Los días pasan rápidos, los kilómetros también. Un resumen de los episodios anteriores antes de los próximos últimos cinco días de camino. La pausa en el @konventzero me vino genial, el lugar es fantástico y enseguida me sentí en familia (encima pude visitar la exposición de @avelinosala, mi vecino de taller). Gracias a Alícia, David, Pep, Elsa, Ildefons, Edu y a todos los demás artistas residentes por acogerme. El sábado 6 de octubre, de vuelta a caminar; cambié plan y ruta para adelantarme de un día y evitar la subida a la Serra d’Ensija durante la tormenta prevista por el domingo. Fue un subida durilla y una bajada preciosa y aún más dura, sobre todo la empinada rocosa bajando desde la Gallina Pelada. Llegué al Refugi Molí de Gósol un día antes, tenía la sensación de haber andado por tres días seguidos, por el cansancio y por la variedad de terrenos. De pronto tenía un día extra y lo aproveché para subir el Pedraforca, inicialmente no previsto en mi ruta. En el refugio en Gósol al final me quedé tres noches, anticipando un día de descanso que tenía previsto en la Seu. Esperé el momento bueno para salir, evitando los días de tormenta. En el refugio pude dibujar y descansar, bien acogido por Roger, la persona fantástica a guardia del refugio. Ahora mismo estoy en el Camping Molí de Fórnols, un lugar estival decadente en el precipitarse del otoño. Han sido días intensos y hermosos, aprendiendo sobre mí, la vida y el miedo. Añado una pequeña selección de fotos, ya pondré más. Para quien se lo pregunte, estoy genial, disfrutando cada paso. Mañana La Seu d’Urgell. La Entrega es un proyecto en colaboración con @lapaneralleida y del CAN de Farrera y con el soporte de @thegoodgoodbcn, @konventzero y @canserrat. #norisentrega #marconoris #farreracan #artinatura #lapaneralleida +info: marconoris.com/entrega

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on

La Entrega, día 9

View this post on Instagram

Ayer noveno día de ruta, algo menos de veinte kilómetros subiendo desde Puig-reig hasta Gironella siguiendo el Camí de las Colònias a lo largo del Llobregat; un camino especial por la belleza de la vegetación y el valor histórico de las colonias textiles. En Gironella (pueblo con un centro histórico pequeño y hermoso) como en buena compañía con Alícia, Aldo, Periko y Marta. Volví a salir a las 17h, subiendo hacia Cal Rosal, otra antigua colònia. Llego al @konventzero 173 km y 9 días después, aquí me esperan dos días de descanso. La Entrega es un proyecto en colaboración con @lapaneralleida y del CAN de Farrera y con el soporte de @thegoodgoodbcn, @konventzero y @canserrat. #norisentrega #marconoris #farreracan #artinatura #lapaneralleida +info: marconoris.com/entrega

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on

La Entrega, día 8

View this post on Instagram

Ayer octavo día de ruta, me lo estoy pasando genial. Me despedí de Montserrat y me eché a caminar hacia Castellnou de Bages siguiendo el GR 179 hacia norte. Hacía frío, un día otoñal, pantalón largo y camiseta termica. Tardé unas horas para entrar en calor y hasta mediodía no me veí muy animado en cambiarme de pantalones. Castellnou es un lugar peculiar, un puñado de casas para alojar el Ajuntament, el Museu de Maquis y la Casa de Colònies Don Bosco: un poco como Don Camillo e Peppone (Don Camilo y Pepón). Después de conocer a Quico Zapaté en frontera en el Hostal de la Muga, ayer en Castellnou de Bages he encontrado a Ramon Vila, el último maquis. Después de horas y horas subiendo por pistas forestales en las pinedas del Bages, a la altura de Sant Cugat he decidido bajar hacia Navas por el GR 176 con la idea de subir hacia Puig-reig por el Llobregat y las antiguas colonias. No lo conseguí, la luz bajaba rápidamente y preferí acortar siguiendo la carretera hacia el pueblo. Puig-Reig tiene el aire típico de los pueblos próximos a las montañas, un aire que me acuerda un poco los pueblos prealpinos italianos. Alojo en el Hostal Sant Martì, que comparte propiedad con el gimnasio del pueblo; el sello de certificación lleva “Centre Gimnàstic del Berguedà”. La gente aquí sonríe de una manera inquietante. Ya llevo dos días orientándome solo con mapas en papel, aprendiendo. Ayer también 25 km, los días se están haciendo más largos y ya llevo 30 km más de lo que tenía planeado. Hoy @konventzero. La Entrega es un proyecto en colaboración con @lapaneralleida y del CAN de Farrera y con el soporte de @thegoodgoodbcn, @konventzero y @canserrat. #norisentrega #marconoris #farreracan #artinatura #lapaneralleida +info: marconoris.com/entrega

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on

La Entrega, día 7

View this post on Instagram

Salí ayer para el séptimo día de camino. Dejé Manresa un poco tarde, después haber esperado inútilmente la apertura de la Cova de Sant Ignasi: el lunes no abre, igual por recuperar el domingo, que les toca trabajar hasta en el día del Señor. Se me hace raro relacionar la espiritualidad de Ignacio de Loyola y Joseph Beuys a un lugar masificado como este. De todas formas me llevo un recuerdo positivo de la ciudad y de su energía. Esperando a Sant Ignasi, decidí a última hora un cambio de ruta por no haber encontrado alojamiento en Balsareny. Salí por el norte de Manresa siguiendo el GR 179, pasando por el Parque d’Agulles y cruzándome con el Camí de la Sèquia, en algún punto. Pasé por Sant Iscle i Santa Vitòria y luego más arriba por el aiguamoll de la Bòbila, Santpedor, la granja de Brugueroles con la pastora y su rebaño de ovejas, hasta llegar a Can Segudet, poco antes de Castellnou de Báges. En la masía me acoge con cariño Montse (qué buena onda), a la que agradezco mucho por haber abierto y modificado sus planes sólo para mí. Una rica cena y una nueva noche de estrellas después de Refugio d’Agulles. Mi rodilla mucho mejor, dos días más y descanso en el Konvent. Hoy hacia Puig-Reig. La Entrega es un proyecto en colaboración con @lapaneralleida y del CAN de Farrera y con el soporte de @thegoodgoodbcn, @konventzero y @canserrat. #norisentrega #marconoris #farreracan #artinatura #lapaneralleida +info: marconoris.com/entrega

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on