Cruzando puertas

En esta inmensa tristeza, desnudo ante la responsabilidad de ser, rendido a la eternidad sincera y piadosa que todo vuelve a colocar en su sitio, observo este vacío, denso y pleno cómo el cielo del desierto. No puedo verte, pero aquí estás. Tu ausencia es un árbol en flor. Gracias Abu Ali.

(Barcelona, 21/11/19)

Publicado por

mnoris

Un italiano en camino