Ouroboros 

Aquel día

Recuerdo aquel día que empezó cuadrado y acabó redondo, dos cabos unidos por un trayecto, de ida y de vuelta.

Aquel día quise hablarte de la huella fugaz antes que la robara el viento y alcanzarte antes que la luna menguase; quise y ya estaba solo.

Y cuando la mueca se cayó, me reí de tus intentos de recogerla a ojos cerrados. Era el teatro del silencio y de los gestos mancos. Entonces decidí vaciar mis bolsillos y hacer de mi decepción una flor sin pétalos, los que echaste al viento.

Recuerdo el final redondo de aquel día, cuando evoqué el juego del atrevido y la locura del libre y celebré, bajo la mirada de mi alma, la dejación incondicional de la mente.

Marco Noris, Barcelona
Published on 1/5/2010 – poetry

Previous post
La finestra sul cavedio | Seduto, in silenzio ascolto il quieto sussurrare della finestra sul cavedio. In ordine sparso: percussioni voci maschili, non italiane. voce...
Next post
Il cortile | La realtà rimastami incollata come un vestito bagnato, era ieri un cortile. Un cortile illuminato nell’ora che divide il giorno. Un cortile stretto...

◁ back ⚄ random