Ouroboros 

Las tres aves fénix

Un día de octubre, al comienzo del otoño, el diseñador de nubes sopló tres aves fénix en el cielo del golfo de Roses. Dos de ellas bailaron durante horas antes de desaparecer, libres.
La tercera, la más grande, esperó a que el último suspiro de sus hermanas se perdiera en el viento para abrir entonces sus alas y renacer como una gran vagina con cabeza de pez, generadora y devoradora de mundos.

Marco Noris, Roses
Published on 6/10/2012 – poetry

Previous post
Soledad ajena | La soledad llegó en un momento de descanso, cuando las golondrinas cambiaban de número y las cruces se deshacían en el cielo. Tenía ojos enardecidos...
Next post
001 | Il ticchettio delle foglie che ti seguono allegre, quasi ridanciane...

◁ back ⚄ random