Cruzando puertas

En esta inmensa tristeza, desnudo ante la responsabilidad de ser, rendido a la eternidad sincera y piadosa que todo vuelve a colocar en su sitio, observo este vacío, denso y pleno cómo el cielo del desierto. A pesar de la tristeza en la que estoy sumergido, tu ausencia es un árbol en flor. Gracias Abu Ali.

(Barcelona, 21/11/19)

El joven de Sinibald

Cuenta la leyenda que en época lejana, un joven atrevido pudo cruzar el negro puente del Infinito, una oscura y lucida extensión de piedra volcánica que unía las orillas del este con las del ocaso. Tierra adentro, perdido el origen y olvidada la dirección de su camino, el joven de Sinibald se refugió en una cueva a los pies del macizo de los Recuerdos Blancos. Decidió quedarse allí, encerrado en las entrañas de la montaña, esperando el salir del sol para volver a emprender su camino. Pero cruzando el Infinito, el joven de Sinibald no perdió sólo el espacio y la orientación, sino también el tiempo. Desde entonces y por la eternidad, sigue allí nuestro joven, encerrado en una cueva más allá del puente del Infinito, esperando la llegada del día después para volver a ver la luz de Sinibald.

(Texto escrito para el taller de Tono Carbajo,  República de Sinibald , deriva a bordo del paquebote Santa Eulalia y cofradía de pescadores de Barcelona, 13 de junio de 2019)

mn – Barcelona, 2019

Finimondo

Cinquanta giorni in Italia negli ultimi due mesi, non mi succedeva da 16 anni. Mi ritrovo in un paese saccheggiato, roso dall’impotenza e dalla rabbia, culla di bambini feroci. Più che un paese decaduto è un paese schiantato, che ha fatto del dramma una macchietta brutale e patetica.

Però, se prendo distanza e ascolto, mi ritrovo con la bellezza della sua lingua, ricca e giocosa. Briccone, andare a zonzo, finimondo, origliare, menare il can per l’aia, nullafacente, occhiolino, malmostoso, infuriato, battibecco, scavezzacollo. Ogni lingua è storia viva, affascinante ed evocatrice; ma questa, in bocca a un popolo che dalla storia è stato investito, sembra ora un eco lontano, una lingua estranea alla sua gente come lo è al conquistatore o all’algoritmo.