El paso del retorno

Ayer Kati me regaló estos versos de Huidobro. Me reconozco en este caminante, hombre de las distancias, de vuelta de tres meses de entrega.

El paso del retorno – Vicente Huidobro

La noche ha dejado noche en mis cabellos
¿En dónde estuve? ¿Por dónde he andado?
¿Pero era ausencia aquélla o era mayor presencia?

Cuando las piedras oyen mi paso
Sienten una ternura que les ensancha el alma
Se hacen señas furtivas y hablan bajo:
Allí se acerca el buen amigo
El hombre de las distancias
Que viene fatigado de tanta muerte al hombro
De tanta vida en el pecho
Y busca donde pasar la noche

Heme aquí ante vuestros limpios ojos
Heme aquí vestido de lejanías
Atrás quedaron los negros nubarrones
Los años de tinieblas en el antro olvidado
Traigo un alma lavada por el fuego
Vosotros me llamáis sin saber a quién llamáis
Traigo un cristal sin sombra un corazón que no decae
La imagen de la nada y un rostro que sonríe
Traigo un amor muy parecido al universo
La Poesía me despejó el camino
Ya no hay banalidades en mi vida
¿Quién guió mis pasos de modo tan certero?

Norís

Y ayer Noris se fue a Norís con Cesca y Lluís del Centre Artinatura. Llevaba 8 años esperando la ocasión para visitar este pueblo, colocado mirando hacia el sur a los pies de una sierra puntiaguda. Hicimos el camino de ida por el antiguo sendero y el de vuelta por la carretera, una grieta que sigue el barranc de Tor. Muy bien acompañado en un día precioso. 

La Entrega, Farrera (día 21)

La Entrega, día 20

View this post on Instagram

Día veinte, última noche antes de llegar a Farrera. Fuera del refugio La Basseta el huracán Leslie se desahoga, descargando los litros de agua que por suerte pudimos evitar durante el día de camino. Ayer salimos de La Seu con mucha calma, tomando el Camí del Últim Càtar hasta llegar a Castellbó después de una veintena de quilómetros. Fue un buen camino de vegetación mediterránea, particolarmente seco, parece porque en estas zonas las lluvias prefieren irse hacia los Pirineos o hacia el Cadí. Jordi me explicó por como distinguir el pi roig de la pinasa y me instruyó sobre setas mientras las iba buscando. Tengo que mencionar también las cientos pequeñas moscas que como en película barata de horror, nos han acosado por todo el camino, intentando introducirse furtivamente en todo orificio que encontraban por el camino. Castellbó nos gustó mucho, un pueblito medieval crecido como en una grieta en el fondo del valle. Se desarrolla en vertical, culminando con una torre, vestigio de un antiguo castillo; también, tiene una iglesia enorme, desproporcionada con el resto del pueblo. Esta mañana salimos hacia norte-este, la vegetación fue cambiando poco a poco, encinas y robles desaparecieron para dejar paso a bosques de pinos (pi roig o pino silvestre) cada vez más altos y densos. Pasamos por pueblos pequeños todos en piedra, como Turbiá y Sant Andreu, para luego tomar una pista forestal que se ha adentrado en la pineda. En el medio del bosque pasamos por una zona dedicada a la tala de pinos para madera, fue un momento violento y doloroso. El camino fue propicio también para la setas y la paciencia de Jordi fue premiada con unos cuantos rovellons húmedos y desteñidos. Paula, Claudia y Jordi ya se han ido en dirección La Seu. Después de tres semanas caminando conmigo mismo, dos días acompañado por amigos han dado otro matiz a la palabra soledad. Único caminante en toda la zona, solo, con Miquel –el guarda del refugio– y Eli -la guarda del refugio cercano Ras de Conques- consumo mi última malinconica noche de esta aventura escuchando la “grande pioggia” de Leslie. Mañana entrega a Farrera. #norisentrega #marconoris #lapaneralleida #artinatura #canfarrera

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on

La Entrega, día 18

View this post on Instagram

Después de 290km caminados y dieciocho días de viaje, hoy descansando en La Seu d’Urgell. Ayer la caminada desde Molí de Fòrnols fue larga –en algún momento pensé más bien que interminable fuese el adjetivo más apropiado–, siempre a lo largo del GR 7. Al principio tuve que dar la vuelta alrededor del pie del parque del Cadí, subiendo hacia Fòrnols para luego subir hacia norte, dirección La Seu. El día empezó con una subida en frío hacia el pueblo que hice muy lentamente, parándome cada dos por tres. Tardé una hora y media en carburar pudiendo acelerar el paso. El camino fue por bosques y más bosques, pinos y más pinos. Seguía mi andar como en trance, ya llevo muchos días sin salir de ello. Cuando miraba la extensión infinita de bosques, tenía la sensación de ser el único ser humano por decenas de kilómetros. El momento mejor de ruta fue entre el Riu Riudebona y el Pui de la Bastida, cuando las tierras se volvieron rojas y farinosas. El paisaje rojizo de Coll de Creus es muy especial y la bajada hacia el Pui muy entretenida y extraña, por su conformación y color. En algún tramo en aquella zona me costó mantener el GR orientándome con las huellas de un animal que todavía no he descifrado. Este tramo, hasta después del Pui, fue hasta hoy el más interesante a nivel geológico, por colores y formas. Llegué a La Seu después de ocho horas de camino (dos horas más tarde de lo normal, por la carga que llevo), alojando en el Albergue de La Salle, un antiguo internado. Hoy con sol y calor, secando ropa y mirando opciones en mapa para cambiar de ruta, probablemente dejaré el GR 7 para pasar por el Cami de l'Últim Càtar, pernoctando en Castellbó antes de subir hacia el Refugi Ras de Conques. Esta noche llegarán Paula, Claudia y Jordi para caminar conmigo hasta el refugio. Después de tantos días hablando conmigo mismo, saludando vacas y agradeciendo arboles, su compañía será muy agradecida. La Entrega es un proyecto en colaboración con @lapaneralleida y del CAN de Farrera y con el soporte de @thegoodgoodbcn, @konventzero y @canserrat. #norisentrega #marconoris #farreracan #artinatura #lapaneralleida +info: marconoris.com/entrega

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on

La Entrega, día 16

View this post on Instagram

Decimosexto día de ruta. Los días pasan rápidos, los kilómetros también. Un resumen de los episodios anteriores antes de los próximos últimos cinco días de camino. La pausa en el @konventzero me vino genial, el lugar es fantástico y enseguida me sentí en familia (encima pude visitar la exposición de @avelinosala, mi vecino de taller). Gracias a Alícia, David, Pep, Elsa, Ildefons, Edu y a todos los demás artistas residentes por acogerme. El sábado 6 de octubre, de vuelta a caminar; cambié plan y ruta para adelantarme de un día y evitar la subida a la Serra d’Ensija durante la tormenta prevista por el domingo. Fue un subida durilla y una bajada preciosa y aún más dura, sobre todo la empinada rocosa bajando desde la Gallina Pelada. Llegué al Refugi Molí de Gósol un día antes, tenía la sensación de haber andado por tres días seguidos, por el cansancio y por la variedad de terrenos. De pronto tenía un día extra y lo aproveché para subir el Pedraforca, inicialmente no previsto en mi ruta. En el refugio en Gósol al final me quedé tres noches, anticipando un día de descanso que tenía previsto en la Seu. Esperé el momento bueno para salir, evitando los días de tormenta. En el refugio pude dibujar y descansar, bien acogido por Roger, la persona fantástica a guardia del refugio. Ahora mismo estoy en el Camping Molí de Fórnols, un lugar estival decadente en el precipitarse del otoño. Han sido días intensos y hermosos, aprendiendo sobre mí, la vida y el miedo. Añado una pequeña selección de fotos, ya pondré más. Para quien se lo pregunte, estoy genial, disfrutando cada paso. Mañana La Seu d’Urgell. La Entrega es un proyecto en colaboración con @lapaneralleida y del CAN de Farrera y con el soporte de @thegoodgoodbcn, @konventzero y @canserrat. #norisentrega #marconoris #farreracan #artinatura #lapaneralleida +info: marconoris.com/entrega

A post shared by Marco Noris (@zarconoris) on