Il cortile

La realtà rimastami incollata come un vestito bagnato, era ieri un cortile;
un cortile illuminato nell’ora che divide il giorno,
un cortile stretto da muri alti come muraglie,
muri grigi e opprimenti ma mai, mai invincibili,
neppure ora, nell’oscurità che unisce x con z e y,
soprattutto ora, nell’ora del finalmente.

(mn, Barcelona, 2010)

Preguntas

¿Retrato el paisaje por su belleza o por la ausencia de lo humano?
¿Necesito elevarme o sólo se trata de no caer?

Cuanto más sufro la humanidad más disfruto la naturaleza, y cuanto más transcribo lo invisible en un lenguaje común –yo, traductor del ignoto–, más en lo humano puedo ver el destello del infinito.

(Caldetas, en un invierno barrido por la tramontana del verano)

ma_no 2018